Diseñando tu marca personal

Diseñando tu marca personal

¿Qué es marca personal?

En 1999 se publica Managing Oneself, en la Harvard Business Review, el libro de Peter Drucker que oficializa el concepto de marca personal (personal branding). En este artículo su autor abre paso a la sistematización de la gestión de uno mismo como marca, es decir, establece los parámetros de autoadministración del trabajador del conocimiento que años después se ha convertido en un paso esencial para potenciar las carreras profesionales.

“Si he logrado ver más lejos que los demás ha sido porque estaba parado, me apoyaba en hombros de gigantes.” Isaac Newton

Hoy en día, ya en el año 2017, nos encontramos en un entorno de escasez de trabajo en el que los profesionales utilizan todos los medios de la WWW para destacar sus currículums y es en este momento en el que se vuelve vital para muchos establecer unos principios de actuación con respecto a la gestión de su propia imagen.

La gestión de la marca personal

La gestión de la marca personal es útil en la vida para aportarnos una dirección, un propósito y un significado. ¿Cuál es mi objetivo actual? ¿Cómo deseo ser percibido? ¿Qué personalidad intento proyectar? ¿Cuáles son las relaciones importantes en mi vida?

“Crea tu propio estilo… que sea único e identificable para los demás” Orson Welles

Igualmente, una adecuada gestión de la identidad personal o profesional se convierte en estratégica tal y como lo es la gestión de la identidad de una marca comercial.

Una buena marca personal nos ayudará de esta forma a diferenciarnos, a generar en la comunidad una idea precisa y original de nosotros y lograremos generar una impresión que se mantenga en el tiempo en la memoria de las personas que nos interesan.

En los últimos años tanto las escuelas de negocio como los centros especializados en formación de coaching imparten programas sobre diseño y desarrollo de la marca personal. En estos programas, como el de Aflora, puedes encontrar formas adecuadas al alumno para desarrollar una estrategia y definir las claves de la propia imagen personal.

Como todo proceso de establecimiento de tu propia marca, el diseño de la marca personal parte de tres fases fundamentales:

1.- Autoconocimiento

La gente consciente de sí misma identifica con facilidad aquellas cosas que necesita cambiar para que su vida vaya a mejor. Es más fácil mejorarla si se sabe cómo.

“La responsabilidad más importante de cualquiera que intente dirigir algo, es gestionarse a sí mismo como persona”. Dee Hook

Preguntas como ¿Encuentras satisfactorio tu papel en el trabajo?, ¿eres consciente de lo que esperan de ti en tu empresa?, ¿qué porcentaje de tu trabajo te gusta? te ayudarán a determinar tus puntos fuertes, aquellos que conforman tu identidad y que querrás conservar y reforzar y, por otro lado, extraer los puntos débiles, que deberán evaluar en la fase de mejora.

2.- Mejora

Una vez analizados nuestros puntos fuertes y débiles llega el momento de establecer los puntos a mejorar para lograr tener u ofrecer la imagen que necesitamos para lograr nuestros objetivos.

“Cómo un bloque de piedra podría convertirse en un león: simplemente tomo un cincel y elimino todo lo que no se parece a un león” Pablo Ruiz Picasso.

3.- Estrategia

Por último, establecer unos objetivos propios y poner en marcha las actuaciones necesarias para lograrlos será la última fase fundamental para el desarrollo de la marca personal, ya que este proceso se realiza con una intención práctica que tendrá reflejo en nuestra realidad personal y laboral.

“Lo más importante en este mundo no es tanto saber dónde uno está, sino en qué dirección se esté moviendo” Oliver Wendell Holmes.

Definir la misión de la marca es mucho más que una idea:

  • El propósito es la parte más filosófica de la misión ya que explica la razón de ser de la marca.
  • La estrategia significa su lógica, para definirla hay que analizar el entorno en donde competirá.
  • El comportamiento son las instrucciones de cómo conducirse. Reconoce dos razones diferentes: la estrategia económica y de marketing, la segunda es moral o virtuosa.
  • Los valores suministran la lógica emocional. Son la justificación para asumir la forma correcta de comportarse.

La misión existe cuando estos cuatro componentes se vinculan estrechamente entre sí. Para crear la misión deben emprenderse dos tareas:

  • La primera, definir el propósito, desarrollar estrategias y valores.
  • La segunda tarea es la de comunicación y gestión para otorgarle vida.

En general o en definitiva, el diseño y desarrollo de la marca personal debe concebirse como un instrumento transformador de la persona en lo mejor que sea posible en el sentido más amplio. Además es un instrumento para observarse y valorarse, puesto que la relación más íntima es aquella que se produce con uno mismo.

Un último consejo desde Aflora sobre marca personal: mantén al máximo tu desarrollo profesional, introduce innvovaciones periódicas en tu currículo y potencia tu talento. Sigue aprendiendo y preparándote.

Leave a Comment