667 01 09 00 / 913 23 19 83 info@afloraconsulting.com

En anteriores posts explicamos que era la programación neurolingüística o PNL según los elementos que la componen. En este caso, desarrollaremos esta corriente, analizando cómo podemos implementar la PNL en las organizaciones con el objetivo de mejorar las habilidades comunicativas en la organización. Esto nos permitirá ser más persuasivos en nuestras interacciones.

Refrescando, la programación neurolingüística se encarga de estudiar el comportamiento humano y para la psicóloga Jazmín Zambrano incluye todas aquellas técnicas que nos permiten analizar, codificar y modificar conductas gracias al lenguaje ya sea verbal, gestual o corporal. En las organizaciones, sea cual sea tu modelo de negocio, es indispensable comunicarse con otros ya sean miembros de tu equipo, de otros departamentos o clientes. En este sentido, conocer los principios básicos de la PNL nos permite generar comunicaciones más eficaces, también en términos de satisfacción.

La satisfacción va a favorecer no solo que el mensaje se entienda mejor, sino que la persona esté más motivada a escuchar, haciendo que la probabilidad de aceptación del mensaje sea más elevada, incluso cuando esto implique un coste al receptor, ya sea emocional, en tiempo o dinero (más carga de trabajo, el cierre de un contrato o un feedback). Además, los efectos de esto no son puntuales, sino que saber utilizar las técnicas de PNL nos hará parecer más atractivos (psicológicamente hablando) ante nuestra audiencia, haciendo que, en futuros encuentros, el receptor parta con una predisposición positiva.

Es necesario entender, que, para aplicarla, el centro de todo es el individuo y como individuo, lo primordial es entender su individualidad. Entender que se ha criado bajo unos patrones de pensamiento y conducta diferentes a los del emisor. Por tanto, para que comprenda nuestro punto de vista o propuesta es necesario que el emisor sea capaz de crear un entorno seguro donde poder escuchar nuevas opiniones y desarrollar perspectivas sin sentirse juzgado. Esto favorecerá el desarrollo de cierta flexibilidad al cambio, a favor de nuestro mensaje, mejorando sus probabilidades de penetración.

A su vez, es necesario ser consciente de que no todos poseemos las mismas capacidades sobre los mismos temas. Por ello, si queremos conseguir una comprensión profunda del mensaje es necesario dotar a la otra persona de las herramientas necesarias para que la comunicación sea más fluida. Hablar sin tecnicismos y bajo ejemplos comunes para ambos es una estrategia que permite aumentar no solo la capacidad sino también la motivación a escuchar, a la par que se crea una experiencia positiva del encuentro.

En resumen, entender que las motivaciones y frenos del otro están enmarcadas en un conjunto de aprendizajes previos nos facilitará activar ciertas rutas periféricas que aumentarán la eficacia del mensaje, en este caso, hemos hablado de la motivación y la capacidad a corto plazo y la percepción del atractivo a largo plazo, que se pueden activar mediante la programación neurolingüística.

Si quieres ser capaz de realizar una mejor gestión de equipos, ejercer un liderazgo más eficaz o ser más eficiente cerrando tratos, la programación neurolingüística puede serte de gran ayuda. Aflora ofrece distintos cursos de PNL con los que adquirir esta competencia, cada vez más demandada.

Share This
Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
¡Hola!
¿En qué podemos ayudarte?