667 01 09 00 / 913 23 19 83 info@afloraconsulting.com

En el mundo laboral ser un líder y ser un jefe no tienen por qué ser sinónimos. En posts anteriores hemos hablado como un directivo debe gestionar las relaciones con cada una de las personas de un equipo de trabajo en las diferentes situaciones que se pueden dar y afrontarlas con responsabilidad y efectividad para mantener el buen funcionamiento en la empresa.

Hablamos de directivos, responsables e incluso, mencionamos la palabra, líderes. En definitiva, cómo un jefe tiene que responder ante diferentes situaciones y cómo debe gestionar la relación con el empleado. Desde cómo actuar ante la reacción de un empleado por un despido hasta trabajar la empatía dentro del equipo de trabajo.

Todas estas funciones son asumidas por un jefe, pero ¿es lo mismo un jefe que un líder? La respuesta es no.

Ser jefe solo es una parte de ser un líder.

Tener el cargo de jefe, responsable o director implica ser un alto cargo dentro del organigrama de una empresa ligado a labores de organización de tareas, desarrollo de estrategias, representación empresarial y gestión de equipos de trabajo… El poder de decidir y dirigir un grupo de trabajo sin empatizar con el equipo, sin la implicación en el día a día con los trabajadores, marcando constantemente la distancia y jerarquía puede provocar situaciones de malestar y tensión entre los miembros de la plantilla, convirtiéndose en trabajadores desmotivados y poco implicados, situación que no aporta nada positivo a la empresa.

Un líder es algo más que un jefe, no solamente se trata de una persona que dirige y decide dentro de un equipo. Es un referente para los trabajadores que se implica en el día a día con ellos, da la cara en los malos momentos, se preocupa por tener a todos motivados e integrados en el equipo y fomenta una comunicación bidireccional con sus trabajadores.

 

Claves para ser un buen líder.

La necesidad de ser un buen líder es importante para cualquier empresa. La gestión de equipos, sea cual sea la situación, se guía mejor y da resultados más positivos cuando son encabezadas por un líder efectivo. De todos modos, lograr esto no es tarea fácil. El liderazgo y las habilidades necesarias para lograrlo pueden ser aprendidas y requieren de un esfuerzo y compromiso del jefe en mejorar personalmente y evolucionar en su puesto de trabajo.

Estas son las habilidades necesarias que un buen líder debe poner en práctica con su equipo de trabajo en el desarrollo y trabajo diario: 

  1. Honestidad: para ser un líder respetado la clave fundamental es la honestidad. Hay que tener presente que tanto la empresa como sus empleados son un reflejo del liderazgo marcado: si la conducta de un líder es honesta y ética, el equipo podrá seguir esta filosofía.
  2. Confianza: llevar a cabo con eficiencia la labor de líder implica confiar en uno mismo y en su visión e ideas en torno al trabajo y el equipo. Delegar tareas y responsabilidades a las personas adecuadas: se demuestra la confianza en ellas, crea tiempo para ocuparse de otras tareas e implica a los trabajadores con la empresa. Recordar que delegar y dejar de lado algo, son gestiones muy diferentes.
  3. Comunicación: de la comunicación ya hemos hablado anteriormente en alguno de nuestros post y la importancia que ella tiene. Expresar de forma clara, coherente y concisa, lo que se quiere y necesita es fundamental. La buena comunicación con el equipo fomenta la confianza, motiva y hace que se trabaje mejor. También crea buen ambiente dentro del equipo, lo que aumenta la productividad.
  4. Seguridad: mantener una actitud de seguridad y calma. El equipo necesita de un líder firmeza ante cualquier desafío u obstáculo y poder recurrir a este en cualquier momento. No perder de vista el panorama completo hasta llegar al objetivo o superar un problema y mantener la confianza siempre.
  5. Compromiso: el compromiso de un líder con la organización genera el respeto del equipo y la motivación por su parte de implicarse igualmente en el día a día y el desarrollo de la empresa.
  6. Creatividad: ser proactivo e ir más allá del resto, aportar valor y esforzarse en encontrar las mejores opciones para el desarrollo del trabajo que optimice los resultados de la empresa, genera el estatus dentro de la compañía. Tener en cuenta todas las posibilidades y, además, ponerlas en estudio con el resto del equipo para que se sientan partícipes y se puedan valorar las visiones del resto de trabajadores.
  7. Enfoque: se debe adaptar el enfoque a cada persona. Dependiendo de la situación y el miembro del equipo con el que un líder tiene que relacionarse , el contexto varía y la comunicación también; adaptar el lenguaje, la actitud y la perspectiva en cada situación es fundamental para mantener un contacto cercano y comprometido.

El liderazgo no va de la mano de un puesto directivo en el organigrama. Liderar exige dar un paso adelante y desarrollar nuevas actitudes en la gestión de equipos y el desarrollo personal por parte de un jefe para la mejora profesional. Liderar integra al equipo con la visión de la empresa, además de fomentar el crecimiento laboral en cada trabajador y desarrollar su trabajo de la mejor forma posible.

¡Sé el mejor líder que puedas ser y consigue el mejor equipo de trabajo que puedas tener!  

Share This
Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
¡Hola!
¿En qué podemos ayudarte?