667 01 09 00 / 913 23 19 83 info@afloraconsulting.com

El emprendimiento se ha convertido en los últimos años en el refugio para muchas personas que no han encontrado su lugar en la empresa, sumado a la incertidumbre que existe en estos momentos de pandemia. Ser emprendedor significa ver oportunidades y creer que uno tiene la capacidad de dar respuesta. Para empezar el camino del emprendimiento se deben tener conocimientos en estrategia social, habilidades, aptitudes y mucha psicología empresarial y personal que será fundamental para conseguir el éxito.
En numerosas ocasiones se ha comprobado que una misma idea empresarial puede fracasar o tener éxito dependiendo de la persona y el equipo que lo gestionó. Para ser un buen emprendedor entran en acción factores culturales, económicos, sociológicos y psicológicos. La formación tiene un papel clave, ya que se puede aprender a emprender. Pero también es fundamental saber gestionar emocionalmente este arduo camino que es emprender y poseer ciertas características psicológicas.
Algunas de las características psicológicas fundamentales para conseguir el éxito son:
Confianza en sí mismo: Es fundamental que creas en ti, que eres capaz de alcanzar los objetivos que te has planteado. Confiar que toda ira bien y que lo harás bien, porque conoces tu potencial.
Perseverancia: Es la constancia para alcanzar el éxito, implica el esfuerzo, dejar las comodidades y superar los posibles errores o fracasos que puedan surgir en el camino.
Iniciativa: Para identificar oportunidades, innovar, transformar ideas y explotarlas para llegar al éxito en el proyecto empresarial.
Dinamismo: Para tener la capacidad de hacer crecer de manera rentable y sostenible una oportunidad empresarial.
Adaptación: Es clave para los nuevos emprendedores, sobre todo en estos tiempos en los que vivimos. Adaptarse a los cambios dentro de un proyecto o en la empresa es fundamental.
Liderazgo. Para influenciar y dirigir a otros, transmitiendo confianza, seguridad y honestidad.
Asertividad. Para mejorar la capacidad comunicativa, utilizando un estilo adecuado en el discurso, cuidando las palabras con la finalidad de conseguir unos objetivos.
Optimismo. Es clave para el éxito, ver “el vaso medio lleno” es importante a la hora de enfrentarse a nuevos desafíos y verlos como una oportunidad. Ser optimista ayudará a ser perseverante y superar los posibles obstáculos que se pueda presentar.
Valentía. Luchar para alcanzar los objetivos. El miedo a la incertidumbre y al fracaso puede llevar a cometer errores o a paralizarnos. Por ello es importante plantar cara a las dificultades y obstáculos que nos podamos encontrar en el camino del emprendimiento.
Proactividad. Anticipar y prevenir problemas antes de que ocurran y orientarse a la acción siempre con un alto nivel de paciencia y persistencia para llegar a la meta propuesta.
El espíritu emprendedor nace dentro de las personas, perder el miedo a arriesgarse para emprender. Para ello también será necesario tener cierta rebeldía para dar el paso al emprendimiento y dejar atrás la zona de confort. Un artículo en Psychology Today señalo:

“curiosamente, las personas con el mismo perfil de habilidades (individuos igualmente inteligentes, competentes y educados) pueden mostrar diferencias dramáticas en el potencial empresarial: algunos pueden estar motivados solo por el éxito de su carrera personal y ‘vender sus almas’ a grandes corporaciones, mientras que otros harán todo lo posible para trabajar por sí mismos y ‘ser su propio jefe’. Esta diferencia resalta la naturaleza rebelde, impulsiva y propensa al riesgo de las personas emprendedoras”.

Share This
Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
¡Hola!
¿En qué podemos ayudarte?