667 01 09 00 / 913 23 19 83 info@afloraconsulting.com

Debido al desempleo de estos años y ahora a la pandemia vivimos una escasez de ofertas laborales y la demanda siempre es mucho mayor que la oferta. Por ello, las personas desempleadas, cada vez se preparan mejor las entrevistas de empleo, tienen un CV bien redactado, una buena carta de presentación se visten adecuadamente para la entrevista, cumplen con los requisitos para el puesto, investigan sobre la empresa y sobre las personas que trabajan en ella y los van a entrevistar. Pero debido a un mercado laboral cada vez más exigente y a procesos de selección muy competitivos, a veces no somos elegidos por el seleccionador que eligió al que consideraba al candidato más idóneo.  

Cuando invertimos tiempo, ganas y esperanzas en un proceso de selección del que a veces consideramos que somos el candidato idóneo, precisamente por nuestras ganas de trabajar, de sentirnos realizados y conseguir la meta que nos hemos propuesto desde hace tiempo de conseguir nuestro trabajo, nuestro sitio en el mercado laboral. Y finalmente no somos seleccionados, vivimos un momento duro, y más si se esta situación se repite a lo largo del tiempo, puede generar negatividad, baja autoestima y desmotivación. 

Se tiende a pensar que no haber sido seleccionado es un fracaso, pero no es así. Debemos ser positivos y no sumirnos en la desmotivación, realizar un análisis todos los pasos y comportamiento durante la entrevista, para poder comprender cuales han podido ser los motivos por los que el seleccionador no nos ha escogido.  

Y hay que recordar, Fracasar no es el fin, es el comienzo. Sin fracaso el triunfo es inalcanzable. El famoso inventor Thomas Edison fue un gran ejemplo de esta mentalidad. Reflejó esta actitud en una de sus frases más conocidas: “No he fracasado. Sólo he encontrado 10.000 formas que no funcionan”. 

Una actitud positiva nos ayudará a seguir luchando por nuestro puesto soñado, a ser decididos, seguros de nuestro potencial y que conseguiremos nuestra meta. 

 Comparto algunas recomendaciones para encauzar los “no” en los procesos de selección: 

  • Entender el proceso de selección. Los seleccionadores reciben miles de CV ante un proceso de selección, por lo que tienen que realizar una importante criba que le lleva esfuerzo y tiempo, y a veces puede ser que no lean todos los CV.  A la hora de contactar con el departamento de RRHH se deben tomar en cuenta muchos factores para que sea leído o no como la hora, el asunto del mensaje, la carta de presentación, tu cv, la hora en que se envía, etc. 

 

  • El tiempo es clave. A veces los procesos de selección pueden llevar mucho tiempo y tener que realizar varias entrevistas, ya que en ocasiones la última palabra no la tiene el departamento de RRHH, sino el Gerente de la empresa. También puede ocurrir que se realicen pruebas, como la famosa prueba de la “Dinámica de grupo, un proceso de interacción entre los finalistas en el proceso de selección, mediante situaciones ficticias, planteadas con objetivos concretos para el seleccionador. Durante ese tiempo, debemos mantener la motivación por conseguir ser la persona seleccionada. 

 

  • Pide un feedbackEs importante saber en qué se ha podido fallar en la entrevista para futuros procesos de selección.  Por eso debemos preguntar al seleccionador, muchos departamentos de RRHH ya realizan un  feedback a la persona seleccionada, porque saben y valoran el tiempo que la persona ha invertido en el proceso y lo importante que es para esa persona conocer sus errores para futuros procesos de selección. 
Share This
Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
¡Hola!
¿En qué podemos ayudarte?