667 01 09 00 / 913 23 19 83 info@afloraconsulting.com

“Decir no con frecuencia te permite decir sí a lo importante”

¿Por qué nos cuesta tanto decir que no?

Esta es la gran pregunta que debemos hacernos la próxima vez que accedamos a hacer algo que no nos apetece o que no estamos del todo conformes con ello. Saber decir no y establecer límites no es fácil pero es extremadamente necesario para sentirnos bien con nosotros mismos y con los demás.

Hay diversos factores que influyen en nuestra capacidad para poner límites o negarnos a las peticiones de la gente que nos rodea. Normalmente son ideas irracionales que hacen que nos resulte más complicado decir que no en ciertas situaciones.

Una de ellas en el sentimiento de culpa. “Si no hago lo que me pide soy un mal compañero” “Soy tremendamente egoísta por haber dicho que no a su petición”. Estos pensamientos son muy recurrentes a la hora de verbalizar una negativa.

La asertividad nuestra mejor herramienta

Decimos que una persona es asertiva cuando es capaz de ejercer o defender sus derechos personales, como decir “no”, expresar desacuerdos, dar una opinión contraria y expresar sentimientos negativos sin dejarse manipular y sin manipular los derechos de los demás.

Cuando somos asertivos se genera un sentimiento en nosotros que nos dice “Fuiste capaz”. Tener una comunicación asertiva nos permite tener relaciones más funcionales, más directas y auténticas. Es un método de comunicación basado en la honradez y la transparencia. Entonces, ¿qué nos impide actuar asertivamente y decir “no”?

Imaginemos que estamos en la cola del supermercado. Llevamos esperando nuestro turno más de veinte minutos y parece que ya nos va a tocar. De repente una mujer se cuela delante nuestra y nos quita el puesto. Por un lado podríamos enfadarnos y llamar la atención de la mujer por su falta de empatía obligándola a retroceder al inicio de la cola pero, si usamos la asertividad nuestra respuesta podría ser “Tranquila, pase delante, a mi no me molesta…”

La asertividad nos permite defendernos sin agredir, no es una herramienta para herir a los demás si no para hablar de cómo nos sentimos en vez de atacar

6 TIPS PARA EMPEZAR A PRÁCTICAR EL «NO»

  • Lo importante de este proceso es lo que tú pienses y sientas, deja a un lado el miedo a lo que puedan pensar los demás de ti
  • Practica la comunicación empática y asertiva. Piensa en posibles situaciones en las que tengas que decir NO, observa cómo te sientes y cuál es tu lenguaje corporal, ¿suenas convincente?
  • Evita sentirte culpable. El sentimiento de culpabilidad te acompañará a lo largo de todo este aprendizaje, se paciente y evita pensar que negarte a hacer una cosa que no quieres trae consigo este sentimiento de culpa.
  • Tómate tu tiempo para decidir. No te sientas obligado a dar una respuesta instantánea, medita tu respuesta.
  • Si no puedes ayudar a una persona, demuéstrale que la escuchaste y que comprendes lo que necesita
  •  Explica el motivo de tu rechazo

¡Recuerda! Decir que no ayuda a que nos sintamos bien con nosotros mismos y que los demás entiendas nuestra posición.

 

Share This
Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
¡Hola!
¿En qué podemos ayudarte?