667 01 09 00 / 913 23 19 83 info@afloraconsulting.com

Encontrar empleo nunca ha sido tarea sencilla, desde la crisis del 2008, mucho menos. Ahora, en medio de la pandemia provocada por el COVID, cuando hay que destacar entre miles de aspirantes altamente cualificados que aspiran a tu mismo puesto, la búsqueda de empleo se ha vuelto una tarea titánica. Para destacar ante tanta competencia, la psicología nos puede echar una mano, porque queramos o no, aun las decisiones están tomadas por personas. Personas sujetas a multitud de sesgos, como vimos en anteriores posts, que pueden guiar el pensamiento en una dirección u otra. Por ello, a continuación, pasaremos a explicar 3 Teorías psicológicas para la búsqueda de empleo

3 Teorías psicológicas para la búsqueda de empleo
Teoría de la personalidad

El primer paso, aunque pueda parecer obvio, es conócete a ti mismo. Es necesario saber cuáles son nuestras fortalezas y cuáles nuestras debilidades. En este sentido, conocer nuestros perfiles de personalidad, puede ser una gran ventaja a nuestro favor, porque a pesar de la vieja coletilla, todos tenemos personalidad (y además en la misma medida).

No podemos pedirle a un introvertido que hable con multitud de personas distintas, al igual que no podemos pedirle a un extrovertido que trabaje sin relacionarse con nadie. Nuestros perfiles de personalidad condicionan no solo aquello que nos gusta o no y la preferencia de como consumirlo guiando la conducta, sino que también facilitará el desempeño en algunas tareas. Las personas con alto psicoticismo, por ejemplo, tienden a presentar un pensamiento más divergente.

En este sentido, conocer nuestro perfil y las fortalezas y debilidades que él implica, genera un conocimiento que puede servir como ventaja competitiva. De tal manera que, moldeemos nuestras debilidades (aunque una persona sea introvertida, puede moldear la manifestación de ese rasgo, en situaciones concretas, como una entrevista de trabajo, para generar una apariencia más extrovertida) a la par que hacemos sobresalir esas fortalezas.

Una vez nos conocemos, es necesario conocer la organización y, si es posible, intentar obtener información de quien va a ser quien realice el proceso de selección. Cuanta más información tengamos sobre ellos más herramientas tendremos para destacar ante tanta competencia.

Teorías relacionadas con la interacción social

En este caso, vamos a buscar crear la mayor semejanza y familiaridad posible con la empresa. Estos factores han sido identificados por multitud de psicólogos como determinantes en el proceso de atracción. Porque, al fin y al cabo, lo que buscamos es eso, atraer y enamorar a la empresa. Si conseguimos eso, serán incapaces de olvidarse de nosotros y habremos conseguido destacar sobre todos los otros posibles candidatos.

En este sentido, la atracción que sentimos por el otro no solo está determinada por la semejanza en opiniones, también por otras características sociodemográficas, como el lugar de residencia, colegio, o nivel de ingresos. Multitud de autores como Byrne, en sus estudios, concluyeron que esto era así, no porque la semejanza en sí misma llevará a una mayor atracción, sino porque lo diferente no es atractivo y tiende a ser rechazado. Una vez solo queda lo semejante (y seguro), elegimos a aquellas personas que más se parecen, ya que las asociamos como pertenecientes a nuestros grupos de referencia.

Por esto es muy importante cuáles son los valores y opiniones más importantes y relevantes de la empresa y si es posible del entrevistador, y estos asimilarlos como propios, con el fin de parecer lo más parejos y familiares posibles.

Como bonus, otro recurso psicológico que puede ayudarnos a conseguir familiaridad es el efecto de mera exposición que se define como: “la exposición repetida a un estímulo mejora su evaluación siempre que la primera impresión no haya sido negativa” En este sentido, el simple hecho de pasear por las puertas de la oficina a la hora de la salida o pedirle la hora días antes de la entrevista, aumentará nuestras probabilidades de éxito, aunque la otra persona no sea consciente de la interacción.

Neurociencias: Teorías de las neuronas espejo

Como broche final, encontramos las neuronas espejo, un gran aliado sobre todo en las fases de gran interacción con la persona responsable de la empresa a la que se aspira (como la entrevista). Estas neuronas se activan durante la ejecución y observación de una acción motora. Son estas neuronas las que nos permiten aprender por imitación y son estas neuronas las que podemos activar para aumentar la percepción de semejanza.

Si durante la interacción somos capaces de acompasar nuestros movimientos, prosodia y tono de voz a los de nuestro interlocutor, se creará una conexión entre neuronas espejo, de tal manera que al “imitar” a nuestro interlocutor, conseguimos que en él se active una predisposición a “imitar” el nuestro de manera inconsciente. Y como habíamos visto anteriormente, la semejanza no sólo estaba relacionada con actitudes sino también, con formas de comportamiento, que en este caso provocarán una valoración mucho más positiva.

Tras haber estudiado estas 3 teorías psicológicas para la búsqueda de empleo, podemos concluir con que es necesario tanto conocernos a nosotros mismos como la empresa a la que aspiramos con el objetivo de posicionarnos de la manera más eficaz posible. Como este puede ser un trabajo complejo, Aflora abre un nuevo curso de mejora de la empleabilidad en la que se tratarán estos temas. Este se encuentra entre los mejor valorados además de estar sujeto a la fundación tripartita para la mejora del empleo. Lleva tu empleabilidad a lo más alto.

Share This
Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
¡Hola!
¿En qué podemos ayudarte?